La familia de Maloma no da veracidad a otro vídeo en el que la joven afirma que “no está secuestrada”

La familia de Maloma Morales de Matos, retenida por su familia biológica en los campamentos de Tinduf (Argelia), no da veracidad alguna a otro vídeo, de unos 30 segundos de duración, en la que aparece la joven, junto a su hermano, su prima y su tía, así como un menor, afirmando que “no está secuestrada”.

El vídeo, colgado en las redes sociales, se inicia con una pantalla en negro donde aparece el siguiente texto “Maaluma Takio Hamda, la joven saharaui con su familia en Smara (Hauza). 27/04/2016”. En el breve vídeo, al que ha tenido acceso Europa Press, la joven, vestida de verde, dice en español, al tiempo que aparecen subtituladas sus palabras: “Vivo con mi familia biológica, nadie me maltrata, nadie me tiene secuestrada, estoy bien y no me hace falta nada más”.

Maloma, que tiene 22 años, empezó a visitar España con siete años en el marco de los programas de colaboración entre familias españolas y saharauis. Comenzó a residir de manera permanente con una familia de Mairena del Aljarafe (Sevilla) que, cuando ella cumplió 19 años, inició el proceso de adopción de Maloma a petición de la propia joven.

El pasado diciembre, la joven viajó a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) porque le habían avisado de que su madre había enfermado. Pasada una semana, cuando se disponía a regresar a España, su familia se lo impidió y desde entonces la retienen en los campamentos.

El viernes pasado, Maloma fue trasladada a Rabuni, la capital administrativa de los campamentos, en lo que se interpretó como un movimiento previo a su salida de donde se encuentra retenida, pero esa liberación de frustró.

El cónsul de España en Argel se ha trasladado a Tinduf para asistir a la joven y negociar con la familia que dejen a la joven decidir libremente qué quiere hacer.

“LA PERSONA QUE HABLA ES MALOMA”

La pareja de la joven, Ismael Arregui, ha confirmado en declaraciones a Europa Press que la persona que habla en el vídeo “es Maloma Morales de Matos, y a su vez, la voz que se escucha en la mayor parte del vídeo es la suya”.

Maloma aparece en el vídeo junto a su hermano Mohamed Lamin, su prima Monsura –vestida de naranja–, su tía Tuaria –vestida de rojo– y un menor. Precisamente, su tía “fue quien la cogió del brazo cuando fue arrebatada a su padre en su visita en diciembre”, según Ismael.

A juicio de Ismael, la voz de su pareja refleja “claramente” que está “muy temblorosa, insegura y atemorizada”. “En un ambiente así nunca podrá expresarse libremente, está coaccionada”, ha asegurado. En este sentido, ha añadido que ella “nunca mira a la cámara directamente y no transmite seguridad en sus palabras”.

“El vídeo está totalmente preparado”, ha afirmado Ismael, señalando, entre otras razones, “la marca de agua, el subtitulado y toda la familia preparada”. Además, ha indicado que se ve que el hermano “lo controla” –el vídeo–, ya que al final de la grabación se escucha a él diciendo “ewa safi, que significa ‘se acabó, ya basta'”.

Ante este nuevo vídeo, la familia Morales de Matos e Ismael expresan que “no dan veracidad al contenido” y reiteran su petición de recibir “una llamada de Maloma Morales para que pueda comunicarse con ellos y, por supuesto, que ella pueda expresar libremente su deseo”, ya sea volver a España o quedarse allí.

De otro lado, Ismael ha mostrado su agradecimiento al Ministerio de Asuntos Exteriores español por las gestiones que está realizando para que la joven vuelva a España.

ANÁLISIS PSICOLÓGICO DE LAS PALABRAS DE MALOMA

La familia ha puesto en conocimiento de una psicóloga cercana a ellos la nueva grabación en la que aparece la joven para que analice las palabras y gestos de Maloma. El análisis, al que ha tenido acceso Europa Press, señala que “no se puede decir claramente que no es libre cuando ella lo dice de palabra”.

Al mismo tiempo, asegura que “se desconoce si está coaccionada o amenazada de algún tipo pues aunque ella diga de palabra que no”, según la psicóloga, “no es seguridad de que no lo diga bajo estado de amenaza o coacción de algún tipo”.

“El contenido y tono de voz es muy mecánico, tipo mensaje aprendido y no transmite seguridad en lo que expresa”, añade el informe. Sobre la postura corporal, aunque esté en el suelo, es “muy cerrada, como encogida de hombros, cabeza caída, mirada algo caída también”. “Los brazos no se ven bien por la calidad del vídeo, pero mientras habla hay un brazo delante del cuerpo, cerrando, y el otro en el suelo como ‘sujeción-apoyo'”, ha explicado.

“En el siguiente plano si se ve el cierre postural ya cerrando todo el cuerpo con brazos agarrando las piernas, lo que evidencia que la postura desde luego es rígida y no expresa libertad, seguridad o relajación”, asegura la psicóloga.

Sobre la presencia de familiares, el informe indica que “más que acompañada por quienes la rodean, parece que está cercada”. “Si estamos a su lado, está arropada…”, parece que quieren decir con esa imagen, según dice la psicóloga.

“Estar así rodeada también se puede interpretar como presión e incluso chantaje emocional, con todo el peso que eso puede tener debido a que son su familia”, concluye el comentario psicológico del vídeo.

DIPUTACIÓN DE SEVILLA

Anuncios