Pensemos

pensemos

En los tiempos que corren utilizar nuestro propio razonamiento parece una quimera. Tenemos información por doquier y la utilizamos como opinión propia en el mayoría de casos. Debemos saber diferenciar entre sujeto/objeto y realizar así nuestras propias conclusiones, debemos pensar.

En la Gnoseología el termino “Sujeto-Objeto”, refiere a que ninguno de los dos elementos quedan excluidos, es decir, siempre existe un sujeto (quien transmite un conocimiento) y un objeto (que puede ser una cosa u otra persona).

En la actualidad, nos basamos demasiado en esta filosofía, dando plenos poderes de nuestra opinión al juicio realizado en un medio informativo, tanto mass media como alternativo, sin contrarrestar ninguna de sus informaciones.

Simplemente confiamos ciegamente en el punto de vista dado en ese medio, en esa información, dejando nuestra capacidad de pensar o analizar de lado.

Es importante saber quien nos informa y cuales son sus metas dándonos esa información, teniendo también la posibilidad de estudiarla por nuestra cuenta y crearnos una opinión propia y un sentir ajustado a nuestra realidad.

Ya nos han inculcado que es el bien y que es el mal, nos han dicho como vestir de manera correcta, que comer…que ser y nosotros hemos acatado todos estos arquetipos sin ninguna rebeldía.

Estas situaciones nos han creado prejuicios hacía los medios contrarios a los que seguimos habitualmente, olvidándonos que el “objeto” quizás este acertado, sólo basándonos en quien es el sujeto.

Debemos ser conscientes de que la información es información provenga de quien provenga y no debemos desecharla tan fácilmente.

Si somos alguien considerado escéptico tendremos más papeletas de seguir a los medios de comunicación de masas, ya que son los que siempre han estado ahí, los que nos han acompañado en comidas y cenas y en los que nuestros familiares con severidad han dado toda su credulidad a la realidad proveniente de esa fuente, entregándole su mente sin ningún coste.

Cuando alguien, con alguna información contrariada a la de la televisión, nos diga su “realidad” simplemente no le creeremos. Desecharemos todo ese océano de información nueva por un simple hecho: No sale en la televisión, periódicos o radios masivos.

Eso, como escépticos, denota que hemos entregado toda nuestra esencia de pensamiento y cuestionamiento a las grandes corporaciones de la información, siendo títeres en su juego de desvirtuación de la realidad.

No porque mientan, sino, porque no nos permite pensar por nosotros mismos.

Durante años hemos estados expuestos a un único punto de vista, hemos tenido cientos de cadenas de televisión y emisoras de radio, pero siempre con el mismo patrón informativo.

Titubean con la parte menos profunda de la noticia, apenas se mojan los pies, sin llegar a dudar de la veracidad de la crónica que están ofreciendo a la población, simplemente, mueven la misma opinión con diferentes matices.

Por suerte, y gracias al trabajo de unos cuantos, esa era, aunque no lo parezca, a tocado a su fin.

Tenemos un universo de posibilidades para nutrirnos informativamente de las situaciones que nos sacuden cada día.

Los medios informativos alternativos son un nuevo sujeto con un objeto que desgrana la realidad desde otro punto de vista, sin titubeos absurdos, manejan una información que sirven a la población de escape ante tanta saturación de la misma crónica con la que nos

bombardean día a día. Pero tampoco tiene que ser nuestra opinión real, debemos ser conscientes que toda información dada son solo vehículos donde poder movernos para ver las situaciones de forma más verídica. Siempre debemos investigar y contrarrestar cualquier noticia.

Pensemos, seamos honestos con nuestras opiniones reales. Como dijo Henri Poincaré – “Dudar de todo o creerlo todo son dos opciones igualmente cómodas, pues tanto una como otra nos eximen de reflexionar”.

Un Saludo

Fuente: CONPIGSNITY

Anuncios