Una juez de Utrera considera «inaudito» que la Junta tarde tres meses en cubrir bajas

Ha asegurado que la sede judicial de Utrera sufre «un completo colapso y cuenta con una plantilla insuficiente»

colapso-juzgados-cinco-644x362 utrera juzgados

Las dependencias de los juzgados de Utrera – a.f.

La complicada situación que se vive desde hace años en la sede judicial utrerana ha vuelto a quedar al descubierto, en este caso debido a una denunciada realizada por la juez de Primera Instancia e Instrucción número 3, Irene de Alarcón. En un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, ha asegurado que este órgano sufre «un enorme colapso al tener una plantilla precaria e insuficiente».

En este caso en la queja realizada por la juez, explica que la plantilla de trabajadores del juzgado «no da abasto para tramitar la desbordante cantidad de asuntos que se ingresan cada año» y ha considerado «inaudito que la Junta de Andalucía tarde tres meses en cubrir la baja por enfermedad de una funcionaria».

Por tanto Irene de Alarcón ha solicitado a la Junta de Andalucía que  «se adopten urgentemente las medidas oportunas para cubrir la baja referida a la mayor brevedad, debiéndose tener en cuenta por encima de todo el interés de la justicia y del justiciable». Dicha queja ha sido elevada también al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y al Consejo General del Poder Judicial.

La baja de esta funcionaria del Cuerpo de Tramitación Procesal del Juzgado, comenzó el pasado 2 de febrero, mientras que la juez explica quese le ha concedido una baja de 80 días de duración, a causa de una fractura en el brazo.

Una vez que el secretario judicial comunicó a la Junta de Andalucía el problema, la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía ha comunicado al juzgado de Utrera que «no se procede al nombramiento de funcionario alguno que cubra las bajas por enfermedad hasta transcurridos al menos tres meses desde el inicio de dicha baja».

Este problema se agrava aún más en una sede judicial como la de Utrera, ya que según afirma Irene de Alarcón «no se puede pasar por alto en modo alguno la excesiva y desbordante carga de trabajo que pesa sobre este Juzgado, así conocida tanto por el Servicio de Inspección del CGPJ como por el TSJA a través de las diversas visitas e inspecciones giradas, llegando a ingresar en el orden civil durante la última anualidad cerca de 900 asuntos, y existiendo a la fecha del presente 1.500 escritos civiles aún pendientes de proveer».

Analizando esta situación concreta que de nuevo va a afectar a la marcha de la Justicia en Utrera, la juez ha denunciado que el «negociado civil está dotado de una plantilla absolutamente precaria e insuficiente que, pese a las reiteradas solicitudes y súplicas que se vienen efectuando desde hace años,permanece inalterable desde hace más de 40 años». 

Fuente: ABC 

Anuncios