Una mujer maltratada denuncia que la Junta le retiró en 2010 a su hijo por presuntos malos tratos ya archivados

Una mujer maltratada denuncia que la Junta le retiró en 2010 a su hijo por presuntos malos tratos ya archivados

Una mujer sevillana maltratada ha denunciado este martes que la Junta de Andalucía le retiró en mayo de 2010 a su bebé, que entonces tenía cerca de tres años, en base a una serie de denuncias “casi siempre anónimas” por presuntos malos tratos hacia su hijo –que actualmente vive en acogida permanente con una familia– que fueron definitivamente archivados por la Audiencia Provincial de Sevilla en octubre de 2012.

La madre del menor, Ana, ha dado a conocer todos los detalles de este caso durante una rueda de prensa ofrecida en la mañana de este martes en la que ha estado acompañada por su madre, Rafaela, y por su abogado, Gabriel Velamazán, que ha informado de que el juicio para dilucidar si el desamparo estuvo bien ejecutado se celebrará el próximo día 8 de marzo en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 4 de Sevilla.

“El menor ha sido retirado injustamente por la Junta”, ha subrayado el letrado, que ha explicado que fue el 27 de mayo de 2010 cuando la Junta le retiró al bebé (que entonces tenía menos de tres años y al que se ha referido con el nombre ficticio de Telmo, que significa ‘hijo muy querido’), tras lo que en junio de ese mismo año decretó el desamparo provisional en vía administrativa, decisión que ratificó en marzo de 2011. “Sin haber hecho nada malo, una mañana le quitaron a su hijo”, ha lamentado.

Ya en diciembre de 2011, la Junta dictó una resolución por la que denegó visitas a todos los solicitantes del “sector materno”, estableciéndolas únicamente en favor de la madre, en concreto de una hora cada 15 días, todo ello “en lugar cerrado, a presencia de un omnipresente controlador, con prohibición expresa de hablar nada al menor sobre su propia familia”.

DOS CONDENAS A SU EXPAREJA

“Para adoptar estas resoluciones, la Junta daba credibilidad a denuncias anónimas recibidas en las que se decía que Ana maltrataba a su hijo”, unas acusaciones que, según ha manifestado el abogado, “son rotundamente negadas por ésta desde el minuto uno, a la vez que se recuerda a la Junta que es la madre del niño la que viene siendo maltratada reiteradamente”.

Así, el abogado ha explicado que la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla condenó en julio de 2012 a la expareja de Ana y padre de Telmo a 33 meses de cárcel por dos delitos de maltrato, uno de quebrantamiento, otro de amenazas y uno último de lesiones, tras lo que en enero de 2015 fue nuevamente condenado por el Juzgado de lo Penal número 13 de Sevilla a 10 meses de prisión por un delito de amenazas agravado con otro de quebrantamiento de condena.

De su lado, y en el caso de Ana, que en la actualidad tiene con su pareja otras dos niñas “que cría perfectamente”, los presuntos malos tratos hacia su hijo fueron archivados en junio de 2012 por el Juzgado de Instrucción número 8 de Sevilla, decisión que fue ratificada en octubre de 2012 por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial.

“ES LA HISTORIA DE UNA MUJER REMALTRATADA”

“Es la historia de una mujer remaltratada”, ha puesto de manifiesto Gabriel Velamazán, señalando que “la familia materna ha sido absolutamente desplazada” de la vida de Telmo pese a que “la Junta tenía argumentos suficientes para, probado el cambio de circunstancias que llevaron a decretar el desamparo de Telmo, haber cambiado sus medidas protectoras, cesando en dicho desamparo y propiciando la vuelta del niño con los suyos”.

Frente a ello, la Junta propuso al Juzgado el día 1 de marzo de 2013 “una mayor limitación de las visitas de Telmo con su madre”, que quedaron fijadas en una hora cada mes, mientras que la abuela, Rafaela, únicamente puede verlo una hora cada dos meses. Además, decidió que el menor pasara del acogimiento simple en que se encontraba a uno permanente, siendo ambas medidas ratificadas por la Audiencia Provincial en octubre de 2014.

“Hay sentencia firme sobre el acogimiento permanente sin que aún haya sentencia en primera instancia sobre el desamparo, lo que jurídicamente es un auténtico sinsentido”, ha criticado el letrado, que ha informado de que el día 8 de marzo se celebrará el juicio por el desamparo, cuando “volverá a estar en frente de Ana la Junta, que dice defender a las mujeres maltratadas y a sus hijos”.

LLAMAMIENTO A SUSANA DÍAZ

Tras esta “pesadilla kafkiana”, según la ha definido el letrado, la madre de Telmo ha leído una carta ante los medios de comunicación en la que ha realizado un llamamiento a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, para que intervenga y la ayude en este caso. “Señora presidenta de la Junta, usted que es mujer y que ha sido madre hace poco, ¿va a permitir este remaltrato por parte de la Junta a una mujer maltratada por su expareja?”.

Sobre los presuntos malos tratos de los que fue denunciada, Ana ha insistido en que son “mentira” porque “nunca lastimaría a mi niño de mi alma, preferiría morirme antes de ver a mi príncipe llorar por culpa mía, los padres tenemos que hacer que los hijos sean felices, rían y no sufran, porque de eso ya se encarga la vida con el paso de los años cuando son adultos”.

“No me rindo, no me he rendido nunca y nunca me rendiré… pero lo que hacen con mi príncipe, eso me mata en vida, me están enterrando poco a poco”, ha dicho entre lágrimas la madre de Telmo, que ha subrayado que es “una mujer víctima de violencia de género”. “Pedí ayuda por estar amenazada, y la Administración en vez de proporcionarme la ayuda correspondiente, me maltratan doblemente robándome a mi príncipe de mis brazos, de mi vida, de mis noches y mi día, de mis sueños”, ha recalcado.

RÉGIMEN DE VISITAS “INHUMANO”

De su lado, la abuela de Telmo, Rafaela, ha denunciado que el menor le fue retirado a su hija “sin investigación previa” y que las visitas establecidas “son inhumanas”, por lo que le ha pedido a la Junta que “por favor empiece a reconocer los errores y que de verdad preste la ayuda que necesitan tanto las madres como los niños que han sido víctimas de violencia”.

El letrado, para finalizar, ha aseverado que no se trata de “casos aislados” y ha asegurado que, a pesar de todas las vicisitudes denunciadas, “hay solución para este asunto”, punto en el que ha remarcado que, “si hubo una enseñanza clara del caso de Iván y Sara, es que los acogimientos simples y permanentes no tienen nada que ver con los preadoptivos, ya que son instituciones radicalmente diferenciadas”.

En este caso, “no estamos ante un acogimiento preadoptivo, sino ante una institución reversible”, ya que “la posible, deseable y de justicia vuelta con su familia de Telmo viene absolutamente avalada” por la Ley, que “obliga a actuar a la Administración si detecta cambios importantes en relación con las circunstancias que consideró al adoptar determinadas medidas, promoviendo el cambio de las mismas, que en este caso no puede ser otra que propiciar la vuelta del menor con su madre”.

En este punto, el letrado ha informado de que, en dos escritos de 11 y 18 de febrero, ha solicitado la ampliación “inmediata” del régimen de contactos con el menor, incluyendo fines de semana, “todo ello orientado a la muy pronta devolución del niño a su familia”, así como que accedan al caso profesionales designados por esta parte, como trabajadores sociales y psicólogos, a fin de que analicen la vuelta del menor “con la familia de la que jamás debió ser apartada”.

Fuente: DIPUTACIÓN DE SEVILLA

Anuncios