Emilio Caraballo, un utrerano que ha luchado siempre contra las desigualdades

Caraballo, ocupó el puesto de concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Utrera de 1999 a 2003

emilio-caraballo-dos-620x349

El utrerano Emilio Caraballo – A.F.

El utrerano Emilio Caraballo forma parte de esa clase de personas, lamentablemente cada vez más escasas, que siempre han vivido fieles a sus ideales y a su código de vida, sin importarle lo establecido en cada momento concreto e ignorando a aquellos que tratan de esconder su propia mediocridad criticando al que escoge el camino auténtico de la existencia. O lo odias o lo amas, no son posibles las medias tintas con este utrerano, que a lo largo de las últimas décadas ha sido protagonista de la vida política en la localidad y que deja una profunda huella en todos los que han tenido la suerte de compartir vivencias y ratos de conversación con él.

En su infancia vivía en las casas baratas, aunque sus mejores recuerdos se localizan en el callejón del Niño Perdido, donde su padre, «Emilio el practicante», tenía la consulta y atendía a cientos de personas. Emilio pasaba las tardes en la plaza del Altozano como él mismo cuenta «jugando con la espada de madera, la lima o el trompo, en un centro que tenía poco que ver con el de hoy en día, tenía más vida, éramos muchos niños en la calle».

Eran años en los que Emilio acudía a muchas de las visitas médicas que hacía su padre, una persona muy querida en la localidad que atendía a todo aquel que tuviera un problema de salud, independientemente de sus recursos económicos. Poco a poco se va forjando en Emilio una personalidad muy sensible ante las desigualdades y las injusticias, un rasgo que no le abandonará a lo largo de su vida. «En esas visitas entraba en casas de ricos y en casas de pobres y empiezo a tomar conciencia de las desigualdades que había en la sociedad».

 

Después de estudiar en Los Salesianos y en el Instituto Ruiz Gijón, Emilio continúa su formación en la Universidad Laboral de Sevilla, lugar que sería clave para forjar sus inquietudes políticas. Hablamos del comienzo de la década de los 70 del siglo XX, el tardofranquismo, una época marcada por la lucha por la libertad y la igualdad, que se vivió con especial intensidad en los centros universitarios. Emilio formó parte de estos movimientos estudiantiles, participando en la convocatoria de huelgas y formando parte también de un grupo conocido como «Los Traperos de Emauz», que se marchaban de voluntarios a Francia para reciclar desperdicios que después convertían en dinero en Utrera para repartirlo entre los necesitados.

Después llegarían los contactos con el Partido Comunista, para finalmente formar parte de la lista de Izquierda Unida en las elecciones municipales de 1987. Entre los años 1999 y 2003 fue concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Utrera, siendo un defensor fundamental del respeto por la naturaleza, la recuperación de vías pecuarias que estaban perdidas, la vigilancia de la contaminación de diversa índole, los controles a la industria o la puesta en marcha de la comisión local de Medio Ambiente.

«No volvería a la política de gobierno, creo que en Utrera le falta responsabilidad a los ciudadanos, que prefieren acomodarse antes de ver la realidad y luchar contra las injusticias. El caciquismo y los antiguos terratenientes han marcado el ritmo de vida, y muchos ciudadanos no son conscientes del lugar que realmente ocupan en la sociedad», explica Emilio.

Caraballo no se ha escondido nunca, ni en la política activa ni en sus colaboraciones con Radio Utrera, que se extienden a lo largo de las últimas décadas, donde ha dicho siempre lo que piensa. En una sociedad cada vez más hipócrita y amante de lo políticamente correcto, es difícil encontrar personas tan verdaderas como él. «Creo que en mi vida he sido valientey por eso he sido despellejado por aquellos que perseguían que todo siguiera igual, que nada cambiara. He vivido mucho y mi vida está llena de verdad y mentira; las mentiras las ha contado la gente». 

Fuente: ABC SEVILLA

Anuncios