La madre del bebé apuñalado gritaba que su hija era «la semilla del mal»

image

La ciudad de Utrera continúa conmocionada por el suceso que se produjo en la mañana de este miércoles. Una mujer de 35 años apuñaló varias veces a su hija de 10 meses antes de salir desnuda de su vivienda, y ponerse a correr por diversas calles del entorno de Consolación, gritando, insultando a las personas con las que se cruzaba e intentando agredirlas.

Tras conocerse la terrible noticia, algunos vecinos de la mujer han asegurado que ésta gritaba que su bebé era «la semilla del mal» y no pararía hasta acabar con su vida. Esta familia estadounidense reside en la barriada Naranjal de Castillo, concretamente en la calle Antonio de la Barreda, junto al Camino de la Espiritista.

Desde ese extremo junto a la ronda norte de circunvalación salió sin ropa hasta que pudo ser retenida bien avanzado el paseo de Consolación. Durante ese tiempo, fuentes consultadas por Europa Press han señalado que esta mujer gritaba palabras como «kill» (matar) o «Jesus» (Jesús), todo ello en un estado de extrema agresividad. Tras ser alcanzada por los agentes policiales, fue llevada a su casa para que se vistiera, y allí encontraron a la niña con las heridas, así como el cuchillo empleado en la agresión.

Una de las vecinas, Eva, ha afirmado que «todo pasó muy rápido» y que en un momento dado pudo ver a los agentes entrar en el domicilio de la detenida «saltándose la tapia» de la vivienda porque «la puerta no se abría», tras escuchar «gritos y golpes».

Así las cosas, uno de los agentes salió «con la niña ensangrentada», por lo que esta vecina corrió a ayudar, cogió a la pequeña en brazos y posteriormente se la volvió a dar a la Guardia Civil que «se la llevó en el coche patrulla» sin esperar a que llegaran los servicios sanitarios debido a la gravedad de las heridas. De hecho, la vida del bebé corría peligro en el momento en el que fue descubierta por los agentes.

Según esta vecina, la mujer apuñaló a su hija mientras la Guardia Civil se encontraba en el domicilio, y lo hizo porque decía que era «la semilla del mal». «Creo que también había una carta de suicidio donde repetía que tenía miedo y que no iba a parar hasta que matara a la niña», ha explicado, añadiendo que en la misiva reseñaba que posteriormente ella también se quitaría la vida.

«Ha sido una locura», ha afirmado Eva mientras se preguntaba qué ha podido pasarle a su vecina que se mostró «muy ilusionada» cuando tuvo a su hija. De hecho, ha subrayado que durante lo sucedido este miércoles otra residente en la zona intentó hablar con la mujer y ésta la amenazó diciéndole que «ella sería la siguiente», «hasta que han logrado reducirla y se la han llevado».

Otro residente, Fran, ha insistido en que «todo ha pasado muy rápido» y que se acercó al domicilio de la detenida a petición de los agentes de la Guardia Civil que solicitaron su ayuda. En esta línea, ha especificado que el bebé había recibido una puñalada en el costado y que la madre de la pequeña repetía que intentaría matar a su hija y que no pararía hasta conseguirlo porque aseguraba que «era una misión».

Por su parte, otra vecina ha relatado que la mujer iba «completamente desnuda, con manchas de barro y pegando voces» por la calle, por lo que los residentes en la zona iban advirtiendo de la actitud de la detenida.

Estos vecinos han recordado que la mujer era «bastante educada» y sociable, y que llevaba viviendo allí desde hace algo más de dos años. Además, han indicado que siempre salía a practicar deporte con su hija «en el carrito» e incluso cuando nació les decía que vieran «lo guapa que era su hija». Por ello, no se creen lo que ha ocurrido ni lo que le ha podido pasar a la detenida para cometer estos hechos.

Fuente: UTRERADIGITAL

Anuncios