El interventor apunta también a la cúpula del Bajo Guadalquivir

14548700061570

La alcaldesa de Lebrija y senadora por el PSOE, María José Fernández. CONCHITINA

Lo sabían todo. Quien fuera ex interventor de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir ha apuntado hacia arriba en la investigación por el supuesto desvío de subvenciones para el empleo y sostiene que los máximos responsables de la institución estaban al tanto de todo lo que se hacía y de cómo se hacía.

Mariano Rodríguez, que declaró en calidad de ‘investigado’ (el nuevo término legal para el antiguo imputado) a finales de enero en los juzgados de Lebrija nombró expresamente a los dos últimos presidentes de la institución, Antonio Maestre (ex alcalde de Los Palacios y hoy asesor de la Diputación) y María José Fernández (alcaldesa de Lebrija y senadora), ambos del PSOE.

Según confirmaron a EL MUNDO de Andalucía fuentes próximas al caso, la tesis principal que mantuvo el ex interventor es que en todo momento actuó convencido de que el procedimiento era legal y que continúa pensando que no se hizo nada de forma incorrecta.

No obstante, hizo especial hincapié en que no es cierto, como ha afirmado el propio Maestre, que la cúpula de la mancomunidad desconociese el funcionamiento y la gestión diarios, sino más bien todo lo contrario.

Respecto a Maestre, también investigado/imputado en esta causa, el ex interventor del Bajo Guadalquivir aseguró a la juez que conocía todo lo que se hacía, que estaba al corriente de cómo se gestionaban las subvenciones que, fundamentalmente desde la Junta de Andalucía, recibía la institución.

Pero no sólo apuntó con el dedo a Maestre. Asimismo, aseveró que el modo de actuar en la mancomunidad en relación a las ayudas a la formación para el empleo fue asumido por quienes llegaron después de Maestre. Esto es, por quien sustituyó al ex alcalde palaciego, la regidora socialista de Lebrija, María José Fernández.

Quiso también Mariano Rodríguez implicar a su sustituta, Sandra Antón, de la que explicó que estuvieron trabajando un tiempo juntos y era conocedora de la gestión supuestamente irregular de las ayudas.

Informe de alerta

Se da la circunstancia de que Antón fue quien dio la voz de alarma acerca del desvío de estas subvenciones prácticamente desde su llegada a la Mancomunidad en 2012. Incluso, redactó y envió a los responsables y a los ayuntamientos que la integraban -nueve de Sevilla y Cádiz- un informe en el que hablaba de «dejación de funciones» y de un perjuicio para la entidad de más de seis millones de euros.

La declaración del ex interventor se produce en el marco de las investigaciones judiciales abiertas en Lebrija en torno al destino de once subvenciones para el empleo.

Por ahora sólo en dos de las causas se ha decidido ya dar el paso hacia las imputaciones. Se trata de dos subvenciones que suman poco más de medio millón de euros. Una para desarrollar el proyecto de escuela taller La Giraldilla y otra para el proyecto denominado Emegon, el primero por 343.000 euros y el segundo, de 202.500 euros.

Quedan todavía otras nueve causas abiertas en los juzgados lebrijanos relativas a otras tantas ayudas, la mayor parte de ellas otorgadas por la Junta, que, al igual que en los dos casos anteriores, acabaron desviadas a otros fines distintos para el que fueron concedidas.

En total, las once subvenciones que están bajo sospecha suman en torno a losseis millones de euros, y en todos los casos la Administración autonómica ha abierto expedientes de reintegro para reclamar su devolución.

 

 

Fuente: EL MUNDO

Anuncios