Adepa pedirá la “retirada inmediata” de la instalación de Consolación

La asociación de defensa del patrimonio espera que Cultura actúe como hizo en la Magdalena.

 

ESTRUCTURA SANTUARIO CONSOLACION

 

Más voces en contra. La polémica sobre el quiosco de cristal y aluminio instalado en el atrio de entrada del Santuario de Consolación de Utrera, un recinto que es Bien de Interés Cultural y cuenta con la máxima protección, no cesa. Después de la triple denunciapresentada por el historiador Julio Mayo ante el Ayuntamiento utrerano, el Arzobispado y la delegación territorial de Cultura de la Junta de Andalucía, ahora es la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), la que insta a la Administración a actuar con celeridadpara que se retire la instalación del recinto sagrado.

El presidente de Adepa, Joaquín Egea, señaló este jueves a este periódico que la actuación es similar a la efectuada a principios de este año en la parroquia sevillana de la Magdalena y aseguró que van a tomar cartas en el asunto: “Vamos a pedir a la Comisión de Patrimonio que se sancione con la cantidad justa y que se retire inmediatamente para que se reponga la zona a su estado original”. Egea añadió que también habrá que comprobar si la cerámica sobre la que se ha asentado el quiosco ha sido dañada. 

Por su parte, el alcalde de Utrera, José María Villalobos, no consiguió despejar dudas sobre lalegalidad de esta actuación en unas declaraciones realizadas el pasado miércoles. “Tengo claro que no se está cometiendo ningún atentado contra el patrimonio, ni el santuario está en peligro. Me preocupa el alarmismo. Es una instalación provisional y desmontable”. El primer edil indicó que el santuario se está preparando para la obra de restauración del retablo, aunque parece difícil que se vaya a acometer durante el próximo año, como poco, al ser éste uno de los lugares de peregrinación elegido por la Archidiócesis de Sevilla con motivo del Año Santo de la Misericordia, por lo que algunas dependencias debían sacarse de la iglesia y ésta iba encaminada al mayor confort de los trabajadores: “Las personas que estén allí trabajando en el año jubilar necesitan una cierta ergonomía y ya está. No tiene más historia”.

En cualquier caso, Villalobos anunció que la licencia de instalación “está solicitada”, descartó daños en los azulejos de Mensaque y cargó, sin nombrarlo, contra el denunciante: “No se está cometiendo ningún atentado. Alguien se ha pasado de frenada. La notoriedad es muy mala”. 

Por su parte, el hermano mayor de Consolación, Telmo Sánchez, se desmarcó este jueves por completo de la polémica actuación.

Fuente: Juan Parejo – Diario de Sevilla

Anuncios