Crónica de un ego exacerbado: ¿Cómo se sentirán los 7.368 votantes de Francisco Jiménez?

Han pasado dos semanas de la despedida del anterior alcalde del Ayuntamiento de Utrera, el andalucista Francisco Jiménez. Varias son las respuestas a ofrecer al antiguo edil

7368 votantes que votaron la marca “Curro Jiménez” (que no se engañen los andalucistas), vieron como a las primeras de cambio, en la misma noche de las elecciones daba a conocer la primicia de “que se dedicaría 100% a sus alumnos”. ¿Qué pasará por la mente de esos votantes cuando aquel al que votan se esfuma en cuanto ve que no puede seguir siendo el alcalde? ¿le parece una insignificancia el ser la oposición que pueda mantener en regla al nuevo alcalde socialista?

                Se va un alcalde para el que todo han sido éxitos. Unos éxitos que para muchos desde otro punto de vista mucho más objetivo, llegan a sonar a fracasos. Un desvío del Calzas Anchas que vimos cómo se desmorona, una Mancomunidad que pagaremos los utreranos con millones de las deudas contraídas (aunque los andalucistas la usaron mientras que aquello era la fábrica de dinero subvencionado), una PRODUSA de la que solo se ha tirado del hilo de una gran madeja económica que de misma manera pagaremos con creces los “desmanes políticos” de años socialistas e andalucistas, unas instalaciones públicas en manos privadas, un Mercado de Abastos convertido en un “bazar chino” (con la comisión para la empresa del hijo de Manuel Chaves)…. Aunque no le quitaremos el sueño del ego elevado en progresión aritmética. El mismo ego que le hace ni pisar un pleno como miembro de la oposición.

                Se va la persona preocupada durante 12 años por los utreranos (también porque sus comisiones fueran aprox. de 4000 a 5000 euros mensuales por plenos, comisiones, juntas de gobierno). Ahora en la oposición la nómina de comisiones da un vuelco total. Pero ello no ha influido en Francisco Jiménez, le creemos, nunca nos contaría una mentira, ni piadosa. Mienten los demás (incluido el que les escribe). Que mala ha sido la vida para Curro Jiménez en estos últimos años, que solo le han dejado un Ford Focus con más de una década y cuatro perras gordas. Está claro que su preocupación es y será máxima, aunque mejor ver los toros desde casa, con sofá vibratorio y una buena tele de 60 pulgadas.

Mis condolencias a los 7.368 votantes andalucistas, posiblemente de saber muchos de ellos que ese líder iba a salir por la puerta trasera a las primeras de cambio tras los resultados negativos, la caída del barco y el andalucismo utrerano hubiera sido de batacazo gordo.

El ego y la prepotencia pasan factura, por mucho que la persona quiera seguir siendo víctima, poseedor de la verdad verdadera y del reconocimiento con orgullo. Los efectos secundarios serán el olvido rápido, tiempo al tiempo.

Solo queda que algún día, todo lo anterior haga recapacitar a un profesor universitario al que miraba y saludaba con llamativo interés hace 15 años cuando diariamente solía coincidir en el tren que nos llevaba a muchos utreranos a la capital sevillana. Aquel profesor se convirtió en el “Dorian Gray” desgraciadamente por la política y sus tentáculos, que hacen “viciar” al más honesto de los mortales. Algún día Francisco Jiménez extrañará no haber destapado los 24 años socialistas del consistorio utrerano con la famosa auditoría que nunca llegó. Algún día extrañará haber pasado de ser agnóstico o creyente religioso acérrimo. Algún día extrañará haber sido aquel antitaurino que nunca construiría una plaza de toros. Algún día nos contará como fue esa metamorfosis de ser el autor de la Dinastía de los APALA y buscar su apoyo incondicional para el Año Jubilar.  Que de vueltas da la vida Curro !!

Mientras medita en su Castel Gandolfo particular, reciba un cordial saludo.

 

Anuncios